¡Luce la mejor sonrisa!

En la clínica dental Eixample Barcelona disponemos de numerosos tratamientos que pueden contribuir a lucir una sonrisa bonita además de sana, como son el blanqueamiento dental y las carillas.

¿Es perjudicial el hacerme un blanqueamiento dental?

Numerosos estudios han certificado que el producto blanqueante que se utiliza para el blanqueamiento no resulta para nada perjudicial para la superficie dental.

¿Cómo es el proceso de blanqueamiento de dientes?

Quizá no lo sabías pero el color de los dientes está en su interior y es ahí donde actúa el peróxido de hidrógeno, que es el gel blanqueador que utiliza el dentista para el blanqueamiento de los dientes.

En la Clínica Dental Barcelona ofrecemos dos tipos de sistemas de blanqueamiento (según las necesidades de cada paciente). El primero de ellos es el blanqueamiento dental en clínica, que se indica a aquellos pacientes que quieran obtener resultados rápidos, puesto que en una sesión de tan solo 1 hora se pueden conseguir resultados verdaderamente extraordinarios. Aunque, si el tiempo no es un problema para el paciente, el segundo tipo de blanqueamiento que recomendamos en nuestra clínica es el ambulatorio, que es el que el paciente se realiza desde casa.

Para este tipo de blanqueamiento ambulatorio, el dentista realiza unas cubetas a medida en las que el paciente tendrá que aplicar la pasta blanqueadora durante un tiempo que va desde las 4 a las 10 horas durante unos 10 días, aproximadamente. La ventaja de este tipo de blanqueamiento es que el gel es menos concentrado que el que se usa en la clínica, por lo que se reduce el riesgo de sensibilidad y los efectos que se logran son mucho más duraderos.

¿En qué consisten las carillas?

Las carillas son un procedimiento indicado para solucionar un sinfín de problemas estéticos que suelen acomplejar al paciente.

En función del material que se utilice, se podría decir que existen dos tipos de carillas: de composite o de cerámica. La elección de uno u otro tipo dependerá de un estudio minucioso de la boca del cliente (análisis de la sonrisa y de la fisionomía facial, estado de los dientes a tratar, alteración estética a corregir o mejorar, etc.) así como también teniendo en cuenta las expectativas y necesidades que tenga cada paciente.