¡CONSIGUE UNA SONRISA DE CINE EN POCO TIEMPO!

Gracias a las carillas, además del color, podrás modificar la forma y la posición de tus dientes. Lo mejor de todo es que los resultados son super sorprendentes y se pueden conseguir en muy poco tiempo. Tan solo en 2 sesiones se puede renovar la sonrisa del paciente con carillas de porcelana, lumineers o de composite.

Si no sabes lo que son, decir que las carillas son finas láminas (de unos 0,3 a 1 mm) que se colocan en la superficie de los dientes para así resolver distintos problemas dentales como pueden ser los siguientes: pigmentación, resquebrajamiento o problemas ligeros de desalineación.

Este tratamiento no supone ninguna acción directa sobre los dientes sino que se caracteriza, fundamentalmente, por ser una adhesión no agresiva de las mismas sobre los dientes.

Pero, ¿cuáles son los diferentes tipos de carillas que existen?

Carillas de Porcelana

Este tipo de carillas consisten en unas finas láminas hechas con material cerámico de larga duración y con las que se cubren la cara frontal de los dientes, para así darle un mejor aspecto estético.

Básicamente, este tipo de carillas se utilizan para:

-Cambiar la forma de los dientes.
-Cambiar el color.
-Cambiar la posición.

Su procedimiento de colocación es bastante sencillo, ya que, en la primera sesión, lo que el especialista hace es estudiar el aspecto del diente y luego, este se prepara quitándole una pequeña capa de esmalte dental para que así se pueda añadir la carilla de forma correcta.

Cuando ya se han diseñado las carillas de porcelana, el paciente acude a una segunda sesión en la que se realizan diferentes pruebas de color y ajuste de las carillas. Tras esto, se adhiere la carilla al diente del paciente, quien podrá ingerir alimentos y hablar con absoluta normalidad.

La preocupación del paciente ante este tipo de tratamiento debe ser ninguna ya que es mínimamente invasivo y no modifica la forma original del diente.

carillas

Carillas dentales Light – Carillas sin tallar el diente –

Las Lightveneers son unas carillas de porcelana que se colocan sobre los dientes y con las que se consigue una sonrisa de aspecto totalmente natural. Durante la colocación de este tipo de carillas, el paciente no sufre de ningún tipo de dolor y se han convertido en una excelente opción para remodelar y blanquear los dientes de forma permanente. Además, de las Lightveeners se podría destacar que su ajuste es perfecto (y sin alterar la estructura original del diente) puesto que son ultra finas.

Carillas de composite

Las de composite, son un tipo de carillas que se realizan con el mismo material con el que se fabrican los empastes y se hacen directamente sobre la misma boca del paciente.

Las carillas de composite se emplean para solucionar algunos problemas que el blanqueamiento no llega a alcanzar y se trata de una técnica indolora y no invasiva que se puede realizar en 1 o 2 sesiones de menos de 4 horas en total.

Este tipo de carillas suelen aplicarse en la parte frontal de los incisivos centrales, laterales y caninos y transformarán tu sonrisa dañada en una sonrisa que enamorará a todos y que querrás mostrar a todas horas.

¿Cuáles son los problemas que solucionan las carillas de composite?

-Mejorar o cambiar el color de tus dientes.
-Alinear la posición de los dientes.
-Conseguir que se vea menos encía.
-Reponer la falta de dientes (de forma estética).
-Cerrar los espacios interdentales.
-Mejorar tu sonrisa de forma natural.

Carillas Lumineers

Si buscas un tratamiento único, sin duda alguna, las carillas Lumineers son la mejor opción ya que no existe ningún tratamiento igual. Para su colocación se usa una técnica muy avanzada y se pueden colocar en la boca del paciente en tan solo dos visitas al dentista, sin ningún tipo de pinchazo ni tallado en la estructura del diente.

Este tipo de carillas están hechas de CERINATE, que es una porcelana patentada muy fuerte y que hace que tus dientes mantengan su brillo e integridad durante más de 20 años.

Gracias a este tipo de carillas, además, conseguirás un blanqueamiento instantáneo y duradero y de total fiabilidad ya que son unas carillas que han sido probadas durante más 20 años a través de estudios clínicos.

Además, otra de las ventajas que presenta para el paciente es que, tras su colocación, no se produce ningún tipo de sensibilidad post-tratamiento, por lo el paciente puede hacer una vida totalmente normal tras su colocación.